Tipee para buscar

Entendiendo al sector

Quito, sin impulso hacia la electromovilidad

Compartir

Ecuador necesita una estrategia pública para promover la electrificación automotriz. Dar este paso tiene efectos positivos, tanto en el ahorro de combustibles como en una menor emisión de CO2 al ambiente.

Sin embargo, hasta el momento no hay acciones concretas que permitan ir al mismo ritmo de los países de la región y menos aún de los países desarrollados. Esto se evidencia en la poca demanda nacional de la tecnología puramente eléctrica e híbrida enchufable.

Si bien, en Ecuador los incentivos económicos marcaron la pauta del desarrollo de la tecnología híbrida, hasta el momento, no se establecen incentivos cualitativos potentes que fomenten su demanda.

Un ejemplo, es el número de vehículos de este segmento que se comercializaron en el país. En 2019, se vendieron 1.367 vehículos híbridos, lo que representó un 52% menos que en 2018.

Incluso en Ecuador hay un retraso de Quito, frente a otras ciudades, como Guayaquil, Loja y los GAD de Galápagos que sí tienen una propuesta que da paso al transporte público eléctrico.

 

 

En el mercado nacional, la provincia de Pichincha y la ciudad de Quito habían liderado la transición tecnológica, lo que se demostraba en la demanda atendida, pues la mitad de las ventas a nivel nacional correspondían a esta zona.

 

 

Sin embargo, hay un cambio, Quito alcanza apenas el 27% de la venta de vehículos eléctricos, con tan solo 118 unidades comercializadas en cinco años, tiempo que lleva el desarrollo de esta tecnología en el país.

Esto demuestra que el país requiere de una política pública integral que impulse la transición y entienda el proceso gradual de electrificación de los vehículos, pero también de políticas locales con objetivos focalizados que permitan el cambio hacia una movilidad electrificada. Quito está a la cola de estas propuestas al compararla con otras capitales de la región.

Los países vecinos comprenden que esta transición (con diferentes niveles de hibridación y electrificación) fomentará la demanda y estimulará la confianza de los usuarios en tecnologías del futuro. Las principales metrópolis latinoamericanas tienen una estrategia local para impulsar el proceso de cambio.

 

Dejar un Comentario

Tu email no será publicado. Campos obligatorios marcados con *

Ir arriba